Ingredientes:
– 10 alcachofas medianas
– 4 patatas
– 100 grs de jamón serrano en lonchas finas
– 2 cebolletas
– 2 dientes de ajo
– un limón
– 1 vaso de vino blanco seco
– ½ litro de caldo de verduras
– 2 hojas de laurel
– unas ramitas de tomillo fresco
– unas hebras de azafrán
– sal y unos granos de pimienta negra
– aceite de oliva

Preparación:
En primer lugar, limpiar las alcachofas, retirar las hojas de fuera, cortar las puntas y se cortan en cuartos. Las pasamos a un cuenco con agua fría y un chorrito de zumo de limón. A continuación, en una cazuela, calentar un chorrito de aceite de oliva y rehogamos, a fuego suave, las cebolletas muy picadas. Luego, incorporar los dientes de ajo muy picados y dejamos que tomen color.

Aparte, en otro cazo, ponemos el caldo a calentar. Pelamos las patatas y se cascan en trozos regulares que incorporamos a la cazuela. Agregar las hebras de azafrán, los granos de pimienta y una pizca de sal. Movemos y cuando vayan tomando color las verduras, mojar con el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Cuando haya reducido un poquito el sofrito, agregar las ramitas de tomillo y cubrir con el caldo. Sacudir la cazuela, tapar a medias y cocer durante veinte minutos aproximadamente, vigilando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de caldo.

Mientras, ponemos las lonchas de jamón entre dos hojas de papel sulfurizado y, con otra bandeja encima, metemos en el horno a 190 grados durante diez minutos para que quede crujiente. Una vez hechas las verduras, apartar del fuego y dejamos reposar unos minutos. Servimos muy caliente y sobre cada plato, desmenuzamos el jamón y sacamos enseguida a la mesa.

Esta receta es original del blog “¿Qué comemos hoy?” de Laura Vichera.