Una vez remojadas de víspera, enjuagar y escurrir las alubias y se pasan a una cazuela grande, cubiertas de agua fría. Añadimos la parte verde del puerro y la zanahoria muy picados, las hojas de laurel, sal y un par de cucharadas de aceite...