En el mortero, machacar las avellanas dejándolas en trozos grandes y se saltean en una sartén sin nada de aceite hasta que queden tostaditas y se sacan a un plato. Precalentar el horno a 180 grados...