Se hace un rollito con el lenguado cubierto por el salmón. No es necesario salar, basta con la sal que aporta el salmón ahumado. Se reboza en huevo y harina y se fríe en aceite caliente hasta que dore por fuera...