En un molde redondo, mejor metálico y antiadherente, calentamos, a fuego suave, el azúcar con el zumo de limón. A medida que se vaya formando el caramelo, vamos inclinando el molde para “pintar” las paredes...