Cogemos un aguacate y trazamos un corte por la mitad por todos lados hasta conseguir dividirlo en dos. RetĂ­rale el hueso y corta en vertical con el cuchillo para conseguir los bastones. Con cuidado que no se te partan, retira la piel...