Para quitar el amargor de los pepinos los lavamos y cortamos por la mitad a lo largo. Se espolvorean con sal y se dejan reposar unos cinco minutos. Se despuntan y se pelan y con ayuda de un pelador sacamos algunas tiras a lo largo que reservamos para decorar luego el plato...